domingo, 8 de mayo de 2011

QUÉ ES TRANSMUTAR

Transmutar es una palabra que se usa mucho en estos momentos en el contexto de nuevas apreciaciones sobre la realidad espiritual, tanto del new age como de varias corrientes filosóficas.
La palabra viene de la Alquimia y se refiere al cambio trascendental que debe pasar el plomo hasta transformarse en el oro alquímico, producto final del arte que concluye la magna obra.

Entiendo este cambio como una transformación interior en le cual las energías más densas comienzan a dejar paso al advenimiento de energías superiores, de mayor vibración y todo este simbolismo se relaciona con estados espirituales que podemos vivir.

Es bastante común en varias escuelas actuales insistir en que los discípulos no activen las energías de los chakras inferiores, entiéndase raíz, sexual y solar, ya que esto provocaría una apego mayor de la persona el mundo material e impediría la elevación de la conciencia.

La observación en el terreno de los hechos me ha permitido ver que quienes intentan vivir ese tipo de enseñanzas se someten a ciertas disciplinas en las cuales sus energías comienzan a retirarse de los chakras mencionados y tratan de fortalecer los chakras superiores dejando de lado las energías positivas que se vinculan a los centros rechazados.

Veamos algunas:

Chakra raíz: Se relaciona con la intensa vitalidad de estar presente en el mundo físico. Por lo mismo tiene que ver con el estado de percepción y conciencia del aquí y ahora. Como se relaciona con lo instintivo nos vincula también con la conexión con la Madre Tierra, el vínculo con nuestras raíces y nuestra relación con la materia. En el esoterismo se dice que la gran prueba para el discípulo es volver sagrada la materia. Más que volverla diríamos darnos cuenta de lo sagrado en el movimiento de la vida en el mundo físico. Un chakra raíz mal trabajado o rechazado produce falta de vitalidad, tendencias suicidas, rechazo a la vida, debilidad general del chi, sentirse víctima de la vida y las circunstancias. El contacto con la tierra produce el anclaje necesario para manejar el equilibrio entre lo espiritual, lo elevado y la afirmación en el plano físico. El desarrollo de la parte esotérica del chakra permite manejar el elemento tierra y con ello todo lo vinculado a este elemento: estabilidad; seguridad; pasión de vivir; contacto con los espíritus de la tierra; buena relación con el dinero; responsabilidad; contacto con el hogar interno.

Chakra sexual: Se vincula con la capacidad de gozar de la vida pero en lo referente la placer que nos da el mundo material. También es el placer sexual y la capacidad de dar y recibir amor sexual. Es un chakra de elemento agua, muy emocional que a la vez permite contactar con el mundo astral y por lo tanto se vincula con la capacidad de desdoblarse y viajar al astral. También esotéricamente cuando se abre permite ver clarividentemente el mundo astral. Como se vincula con nuestra capcidad de reproducirnos también se asocia a la abundancia y la prosperidad, es el chakra llamado a ser reproductor del éxito y abundancia en todo sentido. Renunciar a este chakra es despojarnos de nuestro derecho a la plenitud. Un chakra sexual abierto nos hace personas despiertas y felices, más no profundas porque eso implica un desarrollo de otros centros. Sin embargo no debe renunciarse a sus energías elevadas. Hay un amor en este chakra que lamentablemente la mayoría de la gente no conoce.

Chakra solar: Es el chakra del poder personal y con nuestros vínculos con los demás. Muchos cordones astrales se forman desde este chakra a otros chakras solares de otras personas, generando relaciones de control, dominación, manipulación y otras por el estilo. En este centro está la posibilidad de sentir nuestra verdadera auto-valoración y desarrollar la capacidad de establecer límites sanos en nuestras relaciones. La parte negativa de este chakra es no comprender que todo es uno, pero estoy apuntando a los valores positivos de estos centros. Es claro que este chakra necesita de la complementación de los centros superiores, de lo contrario nos volvemos egocéntricos.

Hay otros chakras también llamados ''inferires'', ahora no recuerndo de donde tomé este material pero aclaro que no es mío, son los siguientes:

''Chakra atala : "región sin fondo." El primer chackra por debajo del muladhara, a la altura de las caderas. Región del temor y la codicia.

Chakra vitala : "Región de la negación." El segundo chakra por debajo del muladhara, centrado en los muslos. Región de la furia y de la violencia. Corresponde al segundo mundo opuesto astral por debajo de la superficie de la tierra.

Chakra sutala : "Gran abismo." Región de los celos excesivos y de la represión. El tercer chakra por debajo del muladhara, centrado en las rodillas. Corresponde al tercer mundo opuesto astral por debajo de la superficie de la tierra.

Chakra talatala : "Región baja." Cuarto chakra por debajo del muladhara, centrado en las pantorrillas. Región de confusión mental crónica y testarudez sin sentido. Corresponde al cuarto mundo opuesto astral por debajo de la superficie de la tierra. Este estado de conciencia nace de la simple motivación de auto-preservación.

Chakra rasatala : "Región subterránea." El quinto chakra por debajo del muladhara, centrado en los tobillos. Corresponde al quinto mundo opuesto astral por debajo de la superficie de la tierra. Región del egoísmo, egocentrismo y de la posesividad.

Chakra mahatala : El sexto de los mundos opuestos. Región de la no-conciencia.

Chakra patala : "Región de los caídos." El séptimo chakra por debajo del muladhara, centrado en la planta de los pies. Corresponde al séptimo y más bajo mundo opuesto astral por debajo de la superficie de la tierra. Este es el reino en el cual las almas perdidas se satisfacen con la destrucción por la misma destrucción, con la tortura, con el asesinato por el mero asesinato.''

Es claro que esto viene de la tradición hindú. Sin embargo estos chakras también tienen su parte positiva que tienen más que nada correspondencias psicológicas bastante obvias, como el caso de los pies y nuestra forma de caminar, nuestra forma de pararnos en la vida; o las rodillas y nuestra capcidad de ser flexibles, etc.

Ahora bien la palabra transmutación se refiere a una elevación de la energía que principalmente viene de los chakras raíz, sexual y solar. Cuando hacemos lo que amamos, cuando nos manejamos en el día desde la inspiración, cuando es la armonía y el fluir del corazón lo que nos mueve, entonces sentimos una energía que tiende a ascender y a sentir que nos llena el alma. Muchas veces eso nos lleva a inspirar profundamente, todo eso es una transmutación natural que sería lo más conveniente que fluya diariamente.

Daniel Curbelo